Follow by Email

lunes, 8 de diciembre de 2014

Ejemplos de cómo nuestra economía está basada en el miedo

germs-600x401
Resulta casi tenebroso ver cuántas de las industrias que alimentan la economía global están basadas en la cultura del miedo. Creemos que el sexo vende, pero probablemente no tanto como el miedo el cual se ha ligado como una oscura corriente sanguínea fluyendo por el capital.
Por supuesto ahí aquí cosas como la industria de la seguridad o de los seguros –que de una manera más evidente lucran con el miedo–, pero también la industria de los cosméticos, de los alimentos lite o la autoayuda predan nuestros miedos e inseguridades. A esto hay que sumar también la creciente industria de la seguridad cibernética y la vigilancia global digital.
La publicidad parece ser la máquina que alimenta e integra a las industrias del miedo, al transmitir una noción de insuficiencia en nuestras vida y una necesidad de encontrar algo fuera de nosotros que pueda paliar nuestra creada ansia existencial.
Al igual que el mercado bursátil cuyas fluctuaciones también suelen tener que ver con miedo, el cual es capitalizado por ciertos especuladores.
O  la sociedad de consumo que promueve la adquisición de bienes que no necesitamos creando el temor de que sin ellos seremos juzgados negativamente por las demás persona –y hasta el miedo que se crea de no volver a encontrar una oferta como la del Viernes Negro o cualquier fiesta consumista.
También debemos de considerar cosas como la industria anti-gérmenes que promueven la idea de que todas las bacterias y microorganismos son dañinos y peligrosos para nuestra salud de la mano de la industria médica que ha reaccionado a cualquier “gripita” o mal menor con una fuerte dosis de antibióticos (por miedo a complicaciones) todo lo cual  ha generado una preocupante pérdida de la diversidad del microbioma humano –y siguiendo con la industria del miedo– un posible “invierno antibiótico” estelarizado por bacterias súper-resistentes.
El sitio Business Pundit ha compilado una lista de 25 industrias que se basan en el miedo, incluyendo a la política que recauda votos sembrando pánico y luego prometiendo resolver los problemas.
Como reflexión, la idea de Gandhi de en vez de basar la economía en el crecimiento infinito –una ilusión ya que los recursos son limitados– se podría basar la economía (a fin de cuentas la ciencia o disciplina de vivir o de la casa) en la conciencia, algo inagotable, según el gran pacifista indio.

No hay comentarios.: