Follow by Email

viernes, 8 de mayo de 2015

Estos pequeños robots pueden arrastrar 2.000 veces su peso [VÍDEO]

Su capacidad para arrastrar objetos pesados resulta inverosímil. La tecnología, desarrollada en Stanford, se inspira en las patas adhesivas de los geckos.
Share on twitterShare on facebookShare on google_plusone_shareShare on emailMore Sharing Services19



Uno de los microTugs arrastrando 2.000 veces su peso - Foto Karen Ladenheim

¿Imagina a un ser humano arrastrando a una ballena azul por la playa? La sensación que le produciría la escena sería totalmente irreal, pero es el equivalente a lo que hacen los pequeños robots diseñados por investigadores de la Universidad de Stanford y que han bautizado como MicroTugs. En la presentación pública de sus dispositivos, David Christensen y Elliot Hawkes mostraron un robot de 9 gramos capaz de ascender por una pared de cristal con un objeto de 1 kg a su espalda, el equivalente a que un humano escalara un rascacielos cargando con un elefante.

Por inverosímil que parezca, detrás de los robots no hay más que ciencia aplicada, en concreto ciencia inspirada en la naturaleza y en las patas superadhesivas de los geckos, cuya estructura se puede reproducir e nivel nanoscópico. Este diseño, y los materiales resistentes con los que están fabricados, permite a los microrrobots adherirse con fuerza a las superficies y arrastrar un peso muy superior al propio.


Como se puede observar en los vídeos presentados por el equipo de Stanford en su página web, para arrastrar los pesados objetos los MicroTugs utilizan unos pequeños motores que recogen cable y pueden arrastrar casi cualquier objeto. En la primera grabación se observa a uno de los MicroTugs arrastrar horizontalmente una pesa 2.000 veces más pesada que el propio robot. En la siguiente, se aprecia cómo asciende verticalmente con un objeto 100 veces más pesado.



La parte más difícil del desarrollo de estos pequeños fue darse cuenta de que era posible", asegura Christensen en la BBC. Hasta hace poco su trabajo estaba relacionado con los materiales adhesivos, pero ni siquiera había considerado combinarlo con la robótica. Cuando comenzaron las pruebas, ni ellos mismos podían evitar el asombro. "Ver a estos robots en acción por primera vez fue realmente increíble".


El siguiente paso, explican es poner a estos robots a trabajar en equipo y utilizar lo que se denomina "inteligencia en enjambre", un terreno en el que se están consiguiendo grandes resultados, ya que pequeños equipos autónomos pueden terminar sumando más que el esfuerzo individual de las partes.

No hay comentarios.: