Follow by Email

domingo, 8 de diciembre de 2013

China y Brasil lanzan satélite este lunes para vigilancia de Amazonía


Este lunes, China y Brasil enviarán al espacio al CBERS-3, satélite que cuenta con nuevas y modernas cámaras de vigilancia remota capaces de mejorar de forma significativa la observación de la deforestación de la Amazonía, la mayor selva tropical del mundo.

El satélite forma parte de los aparatos espaciales desarrollados y lanzados por ambos países como parte del Programa de Satélite Chino-Brasileño de Vigilancia Remota (CBERS).
El aparato está equipado con dos cámaras de última tecnología desarrolladas en Brasil y otras dos chinas, según los datos suministrados en su portal por el estatal Instituto Nacional de Pesquisa Espacial (INPE).
El lanzamiento está previsto para la 01.26 hora brasileña del lunes (03.26 GMT) desde la base espacial china de Taiyuan, en la provincia de Shanxi y será trasnportado por un cohete chino Larga Marcha 4B.
El viaje durará unos doce minutos hasta 780 kilómetros de altura, el CBERS-3 iniciará una etapa de estabilización y de entrada en órbita, tras la cual accionará sus equipos internos y comenzará las pruebas para graduar la calidad de las imágenes de sus cámaras.
Posteriormente, Brasil ofrecerá gratuitamente en internet a partir de marzo.
Brasil y China han desarrollado y lanzado tres satélites (CBERS-1, CBERS-2 y CBERS-2B), a los que se sumará mañana el CBERS-3 para sustituir el CBERS-2, colocado en órbita en octubre de 2003 y que dejó de funcionar en 2010.
Los dos países ya iniciaron la construcción del CBERS-4 y planean lanzarlo en dos años.
El satélite podrá fotografiar, rastrear y registrar actividades agrícolas, deforestación de los bosques, cambios en la vegetación, recursos hídricos y expansión urbana con una resolución muy superior a la de los anteriores aparatos.
Las imágenes también pueden ser usadas para vigilar incendios, minería ilegal y tala de bosques, así como para apoyar la búsqueda de recursos minerales.
Las imágenes, usadas gratuitamente por unas 3.000 instituciones y unos 30.000 investigadores y empresas brasileñas, son aprovechadas principalmente por el INPE para el programa en que mide mensualmente el avance de la deforestación en la Amazonía.

No hay comentarios.: