Follow by Email

viernes, 4 de abril de 2014

Los triángulos de la muerte

Los mares y océanos, esas vastas extensiones de agua salada, son como otro mundo dentro del nuestro, con sus propias leyes, mitos, leyendas y misterios. Con una profundidad media de 4.000 metros, 3.000 mil millones de kilómetros cúbicos de agua y una atmósfera casi 800 veces más densa que la terrestre, no es de extrañar que todavía nos deparen sorpresas.

Portadas Photoshop
En lugares muy concretos de esta inmensidad azul y negra, se producen desde tiempos remotos extrañas anomalías y fenómenos misteriosos. Por ejemplo, cuando nos hallamos en una de estas zonas, podremos comprobar que las brújulas no apuntan al norte magnético, sino al geográfico. Navíos que aparecen a la deriva sin rastro de su tripulación; aviones, barcos y submarinos que desaparecen repentinamente, objetos extraños aparecen moviéndose en los radares para desaparecer a los pocos minutos…son sólo algunos fenómenos con los que nos podemos encontrar en estos “agujeros negros”. No faltan testimonios de avistamientos fugaces de tritones, sirenas, u otros habitantes de las profundidades.
Antaño estas incidencias se achacaban a monstruos marinos como el temible Kraken o las serpientes marinas; hoy en día se barajan diversas hipótesis, como la abducción, los portales interdimensionales, la existencia de civilizaciones bajo el mar o la misma fuerza magnética de la Tierra.
Existen doce grandes triángulos repartidos por todo el globo, separados cada uno por 72º exactamente del anterior. Aunque lo primero que habría que hacer sería desmitificar el mito: estas zonas no se corresponden exactamente con formas triangulares, sino que son más bien romboidales u oblongadas.
Sobre el paralelo 36 de latitud Norte, tendríamos:
- El famoso triángulo de las Bermudas.
- Seguidamente, otro triángulo que ocuparía todo el mar de Alborán, tocando con una de sus puntas las islas Canarias.
- El triángulo de Afganistán, que llega hasta el Golfo Pérsico, siendo el único que no es totalmente marítimo.
- El Mar del Japón, que guarda numerosas similitudes con el triángulo de las Bermudas. También conocido como el triángulo del Diablo o del Dragón.
- El último lo tendríamos próximo a las islas Aleutianas.
Sobre el paralelo 36 de latitud Sur, nos encontramos:
- Un triángulo en Argentina y la Patagonia.
- Otro en la costa oriental de África.
- El siguiente en el océano Índico.
- Otro casi sobre Nueva Zelanda, en Australia.
- El último al sur de la isla de Pascua.
Las últimas dos zonas serían ambos polos, el Polo Norte y la Antártida.

  
Ubicación de los “triángulos de la muerte”

El ufólogo Aimé Michel descubrió que todas estas zonas están atravesadas por la “línea Bavic”, que sería algo así como una “autopista” para los OVNIs, en la que son avistados con más frecuencia. Su nombre proviene de las primeras letras de Bayona y Vichy. Es una línea de máxima curvatura terrestre u “ortotenia”.
La mayor parte de estas regiones se hallan al este de las masas terrestres continentales, donde las corrientes oceánicas cálidas que se dirigen hacia el norte, chocan con las frías que van hacia el sur. Además, allí se encuentran también los puntos nodales en que las corrientes de superficie toman una dirección y las submarinas otra. Estas últimas fluyen tangencialmente, y al sufrir la influencia de distintas temperaturas provocan turbulencias magnéticas que afectan a la comunicación radial y quizá también a la gravedad.
Es curioso cómo en estas zonas, algunos vuelos cuidadosamente programados suelen llegar con un asombroso adelanto. Hay aviones que han arribado con tanta anticipación respecto a su itinerario, que la única explicación es que hayan encontrado un viento de cola de una velocidad de 800 km/h. Parece como si dichos aviones se hubieran encontrado con una anomalía, pero hubiesen conseguido sortearla o evadirse del extraño agujero negro que se ha cobrado la vida de tantos viajeros.
Este fue el caso de un Boeing 727 de la National Airlines, que se hallaba dentro de la pantalla de radar del centro de control, ya que se disponía a tomar tierra. A continuación desapareció abruptamente por un lapso de 10 minutos, tras los cuales reapareció y aterrizó sin dificultades. Según el piloto y la tripulación, no había ocurrido nada extraño. Sin embargo, la hora en los relojes de los viajeros y en diversos instrumentos horarios del avión estaba atrasada diez minutos respecto del horario real.

La hipótesis de Nikolai Koroviakov

Nikolai Koroviakov, a finales del siglo XX, enunció una teoría que podría dar explicación a este misterio: nuestro planeta no gira de modo uniforme, sigue una órbita elíptica y no circular. Esto daría lugar al desplazamiento permanente de las masas gravitacionales en el seno de nuestro planeta.
Nadie sabía darle una explicación, pero la traslación elíptica de la Tierra y su irregularidad en la rotación a lo largo del año es conocida al menos desde el siglo V, en el que el astrónomo Johannes Kepler descubrió las leyes que rigen el movimiento de los planetas.
Koroniakov descubrió que el núcleo de la Tierra, formado por metales pesados, hierro y níquel, asesta de vez en cuando a través del magma golpes hidraúlicos contra la corteza, lo que mueve los continentes, provoca la subida de la superficie terrestre, inunda extensas zonas y activa los volcanes. El desplazamiento del núcleo y del magma crea poderosos flujos magnéticos que influyen en muchos procesos terrestres. Y cada uno de los puntos donde golpea el núcleo es uno de estos triángulos, por lo que podría ser la causa de los doce puntos de aberraciones geomagnéticas y su disposición regular a lo largo del globo terráqueo.

El triángulo de las Bermudas y el de Japón son los más importantes a nivel de casuística, ya que registran mucho tráfico aéreo y marítimo, por eso los vamos a ver un poco más en profundidad.

El Triángulo de las Bermudas

Es el triángulo por antonomasia y el que más ríos de tinta ha hecho correr sobre este tema. También ha sido llamado la Tumba del Atlántico.  El triángulo de las Bermudas se sitúa frente a la costa sudeste de Estados Unidos, en el Atlántico occidental. Va desde las Bermudas, por el norte, siguiendo hasta el sur de Florida, después hacia el este, hasta un punto más allá de Puerto Rico a unos 40 grados de longitud oeste, y regresa a las Bermudas.
 La historia negra de este enclave oceánico recoge la pérdida de más de 1.000 vidas humanas, sin que se haya podido recuperar ni un sólo cuerpo, ni siquiera restos de los aviones o barcos desvanecidos.
Muchos barcos de carga, pesqueros y embarcaciones de placer desaparecieron en medio de condiciones climatológicas benignas, sin dejar restos flotantes, ni manchas de aceite, botes, chalecos salvavidas o cadáveres, ni en el mar ni en las playas vecinas donde las aguas pudieran haberlos arrastrado. No enviaron mensajes de SOS ni informaron acerca de nada anormal.
Muchos de los aviones (unos 129 desaparecidos en total) se perdieron mientras estaban en contacto radial con sus bases o con sus lugares de destino, contacto que se mantuvo normalmente hasta el momento de su desaparición. Otros enviaron los más extraordinarios mensajes, dando a entender que no podían hacer funcionar sus instrumentos, que sus compases giraban locamente, que el cielo se había tornado amarillo y brumoso durante un día claro, y que el océano, sereno en sus alrededores, “no parecía normal”, sin precisar qué era exactamente lo anormal que estaban percibiendo.
En esta zona se producen también a veces “turbulencias del aire claro” (clear air turbulence), un fenómeno que si es muy intenso y se prolonga demasiado, puede hacer que los aviones se partan y estallen en pedazos sobre el mar.
Mención especial merecen los casos de barcos que son remolcados por otros, en los que los remolcadores han perdido sus remolques e incluso a la tripulación que iba en ellos envueltos por una especie de niebla, acompañada por alteraciones de la radio, el compás, y el sistema eléctrico. Finalmente, la nave se hunde como “arrastrada por un remolino”, según relatan los testigos.
En 1881, la goleta americana Ellen Austin sufrió un accidente casi increíble. Mientras navegaba al oeste de las Azores, encontró una nave similar abandonada. Cuando sus hombres la abordaron, hallaron todo en orden, las velas plegadas y el aparejo intacto. El capitán de la Ellen Austin instaló una tripulación a bordo, para rescatarla como botín. Sin embargo, antes de que pudieran ponerla en movimiento, sobrevino repentinamente una tormenta que hizo que las dos embarcaciones perdieran todo contacto. Pasaron dos días antes de que la Ellen Austin pudiera avistar nuevamente la nave abandonada, y cuando la volvieron a abordar, descubrieron que la nueva tripulación había desaparecido, sin dejar señales acerca de lo que le había ocurrido o adónde se había ido. Pero el capitán era insistente y, tras vencer la considerable reticencia de parte de su tripulación, consiguió un grupo de voluntarios a los que persuadió para que pilotaran aquel misterioso barco, aparentemente lleno de peligros. Poco más tarde volvió a levantarse una tormenta, se volvió a perder el contacto y ya no se volvió a ver ni la nave ni a la segunda tripulación.
Colón fue el primer observador, según nuestros anales, que advirtió otro curioso fenómeno que se da en la zona: una repentina iluminación inexplicable del mar después de la puesta de sol. Estas rayas luminosas han podido ser avistadas incluso por los astronautas.
Las últimas desapariciones de aviones en el triángulo de las Bermudas han sido:
- El 20 de junio de 2005, un Piper PA-23 desapareció entre Treasure Cay, Bahamas y Ft. Pierce, Florida, con tres personas a bordo.
- El 10 de abril de 2007, un Piper PA-46-310P se desvaneció cerca de las Islas Berry, sólo con el piloto a bordo.
- El 15 de diciembre de 2008 un Britten Norman Islander desapareció cerca de las Islas de Barlovento, con 11 pasajeros a bordo. Los restos de este avión fueron localizados posteriormente en el mar a una profundidad de 970 metros, al sur de la isla Los Roques, otra zona donde se producen desapariciones en extrañas circunstancias (la última en enero de 2013).
Avión tipo Piper
Las últimas desapariciones de embarcaciones de las que se tiene constancia son las de Frank y Romina Leona, el 18 de junio de 2003, que salieron de Boynton Beach Inlet (Florida) en su barco para una excursión de un día. Ni ellos ni su barco han sido encontrados hasta ahora.
En noviembre de 2003 fue encontrado varado un barco de pesca en una playa cerca de Cabo Cañaveral, sin restos de la tripulación.
El 23 de marzo de 2004, Glen Jamison, de 40 años de edad, salió de Hudson, en Florida, para pasar un día de pesca. Pero nunca regresó. Su barco fue encontrado días después, sin Jamilton. Se cree que pudo haberse ahogado, pues no sabía nadar muy bien.

El Triángulo del Dragón

El equivalente japonés al triángulo de las Bermudas sería el triángulo del Dragón o triángulo del Diablo (Ma-no Umi). Lo cierto es que mucho antes de que el de las Bermudas diera que hablar, este mar maldito ya se había cobrado decenas de tributos desde tiempos remotos. Esta zona siempre ha suscitado respeto y temor en los pescadores japoneses. Saben que hay que andarse con cuidado en el triángulo del Dragón.
Este triángulo se encuentra en el Pacífico occidental cerca de las costas japonesas, hasta las islas Bonin, las islas Marianas, la isla de Wake, la isla de Guam o el extremo noreste de las Filipinas, según el autor, ya que como vemos los límites no están del todo claros.
Esta zona presenta coincidencias impresionantes con el de las Bermudas: los dos se encuentran en lados opuestos de la corteza terrestre, tanto en lo relativo a la latitud como a la longitud. Ambos se hallan en los 35 grados de latitud, oeste y este respectivamente.
En 1955, el gobierno japonés envió una expedición para realizar una investigación en la zona, que incluía a un grupo de científicos que iban recogiendo datos mientras su barco, el Kaiyo Maru nº5, cruzaba el Mar del Diablo. No sabemos cómo acabó la investigación, pues este barco, junto con toda su tripulación, desapareció engullido por el mismo misterio que pretendía estudiar.
En esta zona siempre se han visto comprometidas las comunicaciones por radio. Súbitamente se forman peligrosos remolinos, enormes olas o bancos de niebla. Quizá la permanente actividad volcánica que hay en las profundidades, unida a las enormes fosas abisales de 10.000 m, tengan mucho que ver en la génesis de estos fenómenos.
Tan complicada es la navegación en estas aguas, que en la II Guerra Mundial los Estados Unidos tuvieron serias complicaciones durante sus operaciones en las costas japonesas. Aunque tenían en su poder la mejor tecnología de la época, los detonadores magnéticos de sus torpedos no funcionaban correctamente, volviéndose contra los mismos barcos que los habían disparado.
Muy frecuentes son también en el triángulo del Diablo los avistamientos de OVNIs, de buques fantasma, y de una anomalía denominada “radar fantasma”, que se suele dar al pasar al oeste de Okinawa, en la que es detectado un gran objeto que se desplaza y cambia de dirección, para acabar desvaneciéndose del radar.
Y muy temidas son las “sankaku-nami” u olas triángulo, que parecen actuar de forma inteligente, rodeando a las embarcaciones desde tres puntos diferentes.
Destacamos en este triángulo la desaparición en el año 1957 en el lapso de 10 días de 3 aviones militares: un avión cisterna KB-50, un JD-1 Invader americano, y un avión de transporte militar también americano  C97 que transportaba 77 oficiales. Las condiciones meteorológicas durante esos días del mes de marzo eran favorables, y ninguna de las aeronaves emitió señales de SOS. Las intensas labores de búsqueda no arrojaron ninguna pista sobre estas extrañas desapariciones en tiempos de paz.

El triángulo español

En la península ibérica contamos con nuestro propio triángulo que como no podría ser menos cuenta con numerosas desapariciones y hechos inexplicables. Está situado entre la maravillosa isla de Ibiza, Mallorca y Levante, aunque algunos autores lo alargarían hasta Tortosa (Tarragona)  y Denia. En los años setenta, el investigador José Ignacio Amurrio lo bautizó como el “Triángulo del Silencio”.
En el trecho de mar que separa Mallorca de Ibiza, las palomas se desorientan como si en esta zona hubiera un potente campo magnético. En Ibiza también desde hace muchísimos años se vienen observando extrañas luces que entran y salen del mar, a veces incluso plataformas de tamaño considerable. Esto ha hecho sospechar a algunos investigadores de que en esta isla pudiera existir una base de OSNIs (objetos submarinos no identificados).
Muchos submarinistas aseguran haber escuchado extraños ruidos metálicos y haber visto tanques o cilindros oscuros bajo las aguas del triángulo del Silencio.Poco después del conocido incidente de Manises, en el año 1979, Pep Climent fotografió un objeto luminoso emergiendo de las aguas mar adentro frente a Soller, entre la Punta Cala Roja y Es Morro de Sa Vaca. Curiosamente, fue justo al pasar sobre el islote de Es Vedrá cuando el piloto del avión avistó el supuesto OVNI que lo hizo aterrizar en el aeropuerto de Manises (Valencia). 
Estas son algunas de las desapariciones que han acontecido en esta zona del mar Mediterráneo:
- En 1992, un experto navegante deportivo salió de Mallorca en su catamarán rumbo al Delta del Ebro. No llegó a su destino ni se supo más de él.
- En 1995, el comandante del Ejército del Aire Miguel Bañuls, desapareció mientras pescaba frente a la Torre de las Almas. En este caso se encontró su embarcación vacía.
- En los años sesenta desapareció un submarino de la Marina cerca de Mallorca.
- Un yate fue hallado a la deriva en altamar sin rastro de los periodistas que viajaban en él.
- El 14 de marzo de 1974, cerca de la isla de Cabrera, dos aviones de entrenamiento Seta y un hidroavión Grumman, desaparecieron sin dejar rastro, según aparece en el expediente del Ejército del Aire ya desclasificado.
***
«Supongo que Cthulhu sigue viviendo en las pétreas catacumbas que lo han protegido desde los días en que el Sol era joven…¿Quién conoce el final? Lo que ha emergido puede hundirse, y lo que se ha hundido puede emerger. La más horrenda fealdad espera soñando en lo profundo, mientras la decadencia se difunde por las tambaleantes ciudades de los hombres. Tiempo llegará en que…, ¡pero no puedo ni debo pensar!» H. P. Lovecraft, La llamada de Cthulhu
ElenRoss  /  Gran Misterio

No hay comentarios.: