Follow by Email

lunes, 2 de febrero de 2015

Eres un Mago

la_magia_en_mis_manos-1024x768
Ancestralmente TOD@S fuimos magos.
La ciencia, que en su máxima expresión resurgió con el pensamiento racionalista (contra el que no tengo nada), se encargó durante siglos de reducir lo mágico a lo anecdótico, a la mentira, a la fantasía.
Pero la Ciencia, tal como la conocemos, no es sino una mera denominadora de la Magia. Describe procesos que no sabe cómo se producen. Enumera, etiqueta, mide, pesa y analiza todo lo que sucede en el universo, pero de cuyas explicaciones y auténtica naturaleza, desconocemos todo.
Por todo ello, la Magia está más viva que nunca.
Nos rodea a diario, de continuo.
Magia es la vida de un niño; La sonrisa de un ser querido; La paz de dormir tranquilos por las noches; El amor que sentimos; La salud que nos revitaliza… Todo es Magia, porque no sabemos cómo sucede, de dónde viene, cómo nos es dado.
Pero comencé este artículo afirmando que, en la noche de los tiempos, TOD@S fuimos magos. Porque todos supimos, cuando incluso aún éramos homínidos, que algo superior nos guiaba, nos protegía, nos sanaba y nos daba el alimento.
Supimos reconocer la inmensidad del firmamento y el océano, cuando aún no le habíamos puesto nombres ni al uno ni al otro. Y comenzamos a comunicarnos con ese Ser Superior. De ahí surgieron infinidad de creencias, de ritos y de mitos. Todos con una fuente común: La búsqueda del ser humano, de esa Fuente anterior a todo, presente en todo, y vivificadora de todo cuanto existe.
Y todos éramos magos. Todos reconocíamos lo que nos era dado. Todos apreciábamos el alimento, el agua, la salud, el tiempo tranquilo, la paz y la compañía de los nuestros.
Todos sabíamos buscar la cosecha; Oír los vientos e interpretar el lenguaje sin palabras que se da entre dos personas cuando se miran a los ojos.
No sé en qué punto se perdió todo eso, ni si ocurrió de golpe o fue un ejercicio de deterioro programado por quienes querían que todo fuera una suma, una cuenta, un debe y un haber… En cualquier caso, hoy el mago suele equipararse a un show man que actúa en televisión. Nada más alejado de la realidad.
La verdad es que en todos nosotros, y en cuanto nos rodea, vive la Magia. Está ahí, operando a cada instante para que nos beneficiemos de ella, porque es consustancial a nosotros. Podemos darle la espalda y comprobaremos cómo nuestras vidas se marchitan. Aparecerá la apatía, la lucha, el agotamiento, el pesimismo, la depresión, la enfermedad y la muerte.
La Magia es todo lo que nos estimula; Aquello que no sabemos cómo puede ocurrir pero que deseamos con todas nuestras fuerzas que ocurra. A veces la llamamos “milagro”; En otras ocasiones, la equiparamos a la suerte, el azar, o la casualidad. No importa… Siempre que seamos capaces de rescatar esa sensación de reconocimiento de que “algo” está operando; “Algo” puede pasar aunque no sepamos cómo… Mientras mantengamos viva esa llama, ese Conocimiento que no podemos explicar pero que tod@s llevamos dentro y que puede transformar una vida entera.
Si de lo barato obtienes un gran valor; Si logras una proeza, para otro porque puedes; Si sabes interpretar el Lenguaje inaudible; Serás un alquimista. Un Mago.
Si comprendes y ves que todo es recibido; Que no existe propiedad sobre nada; Que sólo somos receptores de una Emisora; Y que la Improvisación es la única técnica que existe; Te conviertes en un Sabio. En un Mago.
Cuando aprendes que tus deseos más íntimos son las instrucciones de Dios; Y que nunca tendrás un Sueño que no puedas lograr; Porque siempre contamos con los recursos y las habilidades para materializar cada Sueño; Te lanzas a por ellos para tu beneficio y el de otras personas.
Si sabes esperar tres veces y actuar sólo una; Si callas la mitad de lo que sabes; Y silencias tu mente, para poder oír Su Mente; La Magia será tu Ciencia y tu Arte.
Cuando descubras que, al dejar de luchar, el enemigo desaparece; Y que al quedarte quieto y en Reposo, todo se mueve y recoloca por sí solo; Verás que avanzas cuando no te mueves; Y que todo viene hasta tí. Porque tú no alcanzas nada. Todo te es dado.
Saludos.
Escrito por nuestro colaborador Alquimista

Relacionado

No hay comentarios.: