Follow by Email

miércoles, 27 de agosto de 2014

Proporción áurea: un número sagrado que une eslabones del pasado y del presente

El universo está lleno de misterios que desafían nuestro conocimiento actual. Hay una cosa que los antiguos griegos, los artistas del Renacimiento, un astrónomo del siglo 17 y los arquitectos del siglo 21 tienen en común, todos ellos utilizan la proporción áurea, también conocida como la razón dorada, proporción divina, o número áureo.
 
Origen ancestral. (Thinkstock)
Precisamente, este es el número 1.61803399, representado por la letra griega Phi, y considerado verdaderamente único por sus propiedades matemáticas, su prevalencia en toda la naturaleza, y su capacidad para lograr una composición estética perfecta. Inspiró a pensadores de todas las disciplinas como ningún otro número en la historia de las matemáticas

Origen ancestral. (Thinkstock)
Según el astrofísico Mario Livio:
Algunas de las mentes de los matemáticos más brillantes de todas las edades, desde Pitágoras y Euclides en la antigua Grecia, a través del matemático italiano Leonardo de Pisa en la época medioeval y el astrónomo renacentista Johannes Kepler, y hoy en día figuras científicas como el físico de Oxford, Roger Penrose, han pasado horas interminables estudiando sobre esta simple relación y sus propiedades. 
Pero la fascinación por la razón dorada no se limita sólo a los matemáticos. Los biólogos, artistas, músicos, historiadores, arquitectos, psicólogos, e incluso místicos han reflexionado y debatido sobre la base de su ubicuidad y apelación. De hecho, es probablemente justo decir que inspiró a pensadores de todas las disciplinas como ningún otro número en la historia de las matemáticas.
En las matemáticas y las artes, dos cantidades están en Proporción Áurea si su relación es la misma que la relación de su suma a la mayor de las dos cantidades. Cuando el Punto Medio es conceptualizado en dos dimensiones típicamente se presenta como una espiral regular definido por una serie de cuadrados y arcos, cada uno forman "los Rectángulos de Oro".
Este potencial simbólico surge debido a la forma que el espiral se asemeja a los patrones de crecimiento observados en la naturaleza y sus proporciones son una reminiscencia de aquellos en los cuerpos humanos. Por lo tanto, estos sencillos espirales y rectángulos, que sirvieron para sugerir la presencia de un orden universal que subyace al mundo, por lo tanto fueron apodados "dorados" o "divinos".
La proporción áurea en la historia
El Número Áureo ha fascinado a los intelectuales occidentales de diversos intereses durante al menos 2.400 años. Se cree que los monumentos más antiguos conocidos se han construido de acuerdo con este fascinante número, como las estatuas del Partenón en Grecia, que datan de entre el 490 y 430 a. C. Sin embargo, hay muchos que han argumentado que se remonta a mucho más allá de esa fecha y que los egipcios estaban bien versados ​​en las propiedades de este número único
Según algunos historiadores, los egipcios creían que la Proporción Áurea era sagrada. Por lo tanto, era muy importante en su religión. La utilizaron en la construcción de templos y lugares para los muertos, además, los egipcios encontraron que era agradable a la vista. La utilizaban en su sistema de escritura y en la disposición de sus templos. Los egipcios eran conscientes de que la estaban utilizando, pero ellos la llamaron "Razón sagrada".
La primera definición grabada de Razón aagrada se remonta a la época en que el matemático griego Euclides (325 - 265 a. C), describió lo que llamó la "extrema y media razón". Sin embargo, las propiedades únicas de la relación se popularizaron en el siglo 15, cuando la estética era un componente vital del arte del Renacimiento y la geometría servía tanto a los efectos prácticos como a los simbólicos. Como escribió el famoso matemático, astrónomo y astrólogo, Johannes Kepler (1571 - 1630):
“La geometría tiene dos grandes tesoros: uno es el teorema de Pitágoras, y el otro la división de una línea en relación extrema y media; el primero se puede comparar a una medida de oro, en el segundo podemos nombrar una joya preciosa.
La proporción áurea en la arquitectura
Muchos artistas y arquitectos determinaron sus trabajos con la razón dorada, con la creencia de que el resultado sería más estético. Con el uso de cualquiera de estas razones, un arquitecto puede diseñar la manija de una puerta que tiene una relación complementaria a su puerta, que a su vez tiene una relación similar a la pared donde será colocada, y así sucesivamente. Pero más que esto, la razón dorada se ha utilizado para la fachada de grandes edificios desde el Partenón a la Gran Mezquita de Kairouan y todo el camino a través de hitos modernos como la Ópera de Sídney y la Galería Nacional de Londres. 
La proporción áurea en la naturaleza
Quizás lo que es más sorprendente acerca de la razón dorada es que puede ser vista como un fenómeno que ocurre de forma natural en la naturaleza. Se expresa en la disposición de las ramas a lo largo de los tallos de las plantas y las venas de las hojas. Se puede observar en los esqueletos de los animales y los seres humanos y la ramificación de sus venas y nervios. Incluso se puede ver en las proporciones de compuestos químicos y la geometría de los cristales. En esencia, está a nuestro alrededor y dentro de nosotros y por esta razón, el psicólogo alemán Adolf Zeising (1810 - 1876) etiquetó la "Ley Universal":
“Es en lo que está contenido el principio de base de todo esfuerzo formativo para la belleza y la integridad en los reinos de la naturaleza y el arte, y que impregna, como un ideal supremo espiritual, todas las estructuras, formas y proporciones, ya sea cósmico o individual, orgánico o inorgánico, acústica u óptica; que encuentra, sin embargo, su realización más plena posible, en la forma humana”.
Como resultado de las propiedades únicas de este número áureo, muchos ven la relación como algo sagrado o divino y como una puerta a una comprensión más profunda de la belleza y la espiritualidad en la vida, revelando en gran parte una armonía oculta o conectividad de lo que vemos.
Publicado con permiso de orígenes antiguos 

No hay comentarios.: