Follow by Email

domingo, 10 de agosto de 2014

¿Se está cumpliendo ya el Apocalipsis: Capítulo 18?

Mientras el horror aumenta diariamente en nuestro planeta, yo me siento cada vez más como si me hubiera despertado en una pesadilla debido a la psicopatía rampante a una escala casi mundial; mientras observo el ir y venir entre Israel y los EE.UU., Israel y Gaza, los EE.UU. y Rusia, las manipulaciones de los EE.UU. en Ucrania; Ucrania contra su propio pueblo; guerras en África, el ISIS en Irak; el creciente peligro del Ébola (y probablemente lo peor está por venir); el avance del cambio climático global (no el calentamiento, la Edad de Hielo que se aproxima) quemando, estallando, destruyendo; una cosa sigue dando vueltas a través de mi cabeza: Apocalipsis, Capítulo 18.

IMG_1367.JPG
Pensé en hablar de manera un poco bíblica hoy. Como muchos de ustedes saben, mi primer libro fue un comentario del Apocalipsis titulado The Noah Syndrome [El Síndrome de Noé]. Yo estaba muy impresionada por el hecho de que las descripciones dadas por el llamado “Juan de Patmos” eran muy similares a las descripciones de las plagas en Egipto como se informa en el Éxodo y así es como empecé mi investigación sobre cataclismos, Cambios Planetarios, etc.
Eso fue a mediados de los años 80; mucha agua ha corrido bajo los puentes desde entonces y mi libro más reciente, Comets and the Horns of Moses [Los cometas y los cuernos de Moisés] cubre el tema más ampliamente con respaldo científico para lo que probablemente suceda en la Tierra, en un futuro no muy lejano.
A raíz de ese volumen, mi ayudante de investigación, Pierre Lescaudron, escribió Earth Changes and the Human-Cosmic Connection [Cambios planetarios y la conexión humano-cósmica], basado ​​en ciertas ideas que se habían desarrollado en “Los cometas y los cuernos …”, los cuales él entendía mucho mejor que yo, por lo que dije: “¡escribe tú!”
Usted ve, incluso si las piezas religiosas de la Biblia, todas las cosas que Dios dijo o hizo, son sandeces en mi opinión, sigo pensando que había algunos textos fundamentales que se utilizaron para crear el judaísmo/Cristianismo/Islam, y esos textos eran descripciones de hechos reales – eventos cataclísmicos como los que no hemos visto desde Roma, que fue destruida por procesos similares. Así que, incluso si el libro del Apocalipsis podría haber sido escrito mucho más tarde, (y no creo que Jehová/Yahweh/cualquier otro Dios estuviera haciendo cosas, y creo que “ángeles” eran en realidad descripciones de cometas), sí creo que es posible que el Fundamento de la Información de nuestra realidad puede informar e inspirar a los escritores de maneras que no entendemos. Es decir que sobre la base de características desconocidas del Campo de Información Cósmica, la prefiguración literaria podría ser un canal válido de profecías reales.
Por ejemplo, en 1898, catorce años antes del desastre del Titanic, Morgan Robertson escribió un libro llamado Futility, or the Wreck of the Titan [Futilidad, o el naufragio del Titán]. Esta historia presenta a un enorme barco de pasajeros británicos llamado el Titán, que, considerado como insumergible, lleva botes salvavidas insuficientes. En un viaje en el mes de abril, el Titán se golpea contra un iceberg en el Atlántico Norte y se hunde con la pérdida de casi todo el mundo a bordo. Luego, en el mismo momento del hundimiento del Titanic, la edición del 1 de mayo de 1912 de The Popular Magazine estaba en los quioscos. Contenía el cuento “The White Ghost of Disaster” [El desastre del fantasma blanco], que describe la colisión de un trasatlántico con un iceberg en el océano Atlántico y su posterior hundimiento. La historia, por Mayn Ovillo Garnett (el seudónimo del autor de cuentos del mar, T. Jenkins Hains), sin que haga falta mencionarlo, creó una sensación de menor importancia.
Había más: En 1912, el periódico alemán Berliner Tageblatt publicó una novela en serie escrita por Gerhard Hauptmann, (quien recibiría el Premio Nobel de Literatura ese mismo año), que corrió desde el 9 de enero hasta el 24 de abril. Un mes antes del fatídico abril del viaje inaugural del Titanic, la historia también fue publicada por S. Fischer Verlag como la novela Atlantis. Atlantis es un cuento romántico situado a bordo del trasatlántico ficticio Roland, que es casualmente condenado a un destino muy similar a la del RMS Titanic. Esta prefiguración literaria del desastre del Titanic recibió considerable atención en su momento.
No creo que las personas antes mencionadas, que escribieron esas historias, estuvieran en alguna conspiración, ni haciendo predicciones; ¡al menos no hasta donde ellos sabían! Pero ese tipo de cosas – “sincronicidades” casi escandalosas – se producen una y otra y otra vez. (Otro ejemplo serían las correspondencias entre los asesinatos de Lincoln y Kennedy. Búsquenlo.) Así que no es sólo presagiar “literalmente”, en realidad hay algo incomparablemente extraño en nuestra realidad.
Esta capacidad de respuesta de nuestro Cosmos es más o menos el punto que muchos autores antiguos estaban tratando de mostrar cuando escribieron acerca de los dioses y los ángeles destruyendo a los humanos malvados; en mi opinión, esos “dioses y ángeles” son algo así como Arquetipos Emergentes del Campo de Información Cósmica. Cuando la humanidad hace esto, aquello y lo otro, puede entrar en un campo arquetípico, y una vez que se activa, no hay manera de salir: la dinámica juega hasta el final. ¿Tal vez esa sea una explicación parcial de por qué la historia parece repetirse?
Habiendo dicho todo esto, me parece, como estudiante de por vida de la Historia, que los pueblos de la Tierra han agarrado un Arquetipo de Información Cósmica por la cola y es mucho peor que el tigre proverbial. Voy a tratar de ser un poco más específica: siguiendo la orientación de los psicópatas en el poder, ahora la humanidad ha sido llevada al borde de un abismo, en cuyo fondo sólo puede ser visto “fuego y azufre”. Las cosas no se ven bien. Mientras que los dramatis personae – psicópatas en el poder – son consistentes en toda la extensión de la historia, los actores detrás de las máscaras pueden cambiar y variar como el mercurio.
Durante más de 100 años, el principal psicópata arquetípico en el planeta ha sido Estados Unidos; y los EE.UU. están hechos de los psicópatas de todos los anteriores “principales psicópatas” de otras naciones e imperios que han dominado en varias ocasiones durante los últimos 2000 años. El psicópata estadounidense es sólo más grande y peor que los anteriores, principalmente debido a que ha imperado durante un período de la historia en que tal dominio puede llegar a ser global, sobre todo, en nuestra actual ‘era de la información’ de ‘alta tecnología’. Y así, aun cuando el autor del Apocalipsis escribía sobre una ciudad antigua, o usaba una ciudad antigua como un ardid para ocultar una declaración política de mucho más adelante en el tiempo, me gustaría sugerir – como lo hice en mi libro El síndrome de Noé – que “Babilonia la Grande”, el tema del capítulo 18 del Apocalipsis, es un presagio literal de la llegada al poder de los Estados Unidos… y… su final.
Así, sin más preámbulos, les presento el texto para su lectura y consideración.
La caída de Babilonia
1 Después de esto vi a otro ángel descender del cielo con gran poder, y la tierra fue iluminada con su gloria.
2 Y clamó con voz potente, diciendo: “¡Ha caído, ha caído la gran Babilonia!” Se ha convertido en habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible.
3 “Porque todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación; y los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido de la potencia de sus deleites.”
4 Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas.
5 Porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades .
6 Dadle a ella como ella os ha dado; y pagadle doble según sus obras; en el cáliz en que ella preparó bebida, preparadle a ella el doble.
7 Cuanto ella se ha glorificado y ha vivido en deleites, tanto dadle de tormento y llanto; porque dice en su corazón: ‘YO estoy SENTADA como REINA, Y NO SOY UNA VIUDA, y nunca veré llanto’.
8 Por esta razón, en un solo día vendrán sus plagas; muerte, llanto y hambre, y será quemada con fuego; porque poderoso es Dios el Señor que la juzga.
9 Y los reyes de la tierra, que han fornicado con ella, y con ella han vivido en deleites, llorarán y harán lamentaciones sobre ella, cuando vean el humo de su incendio.
10 Parándose lejos por el temor de su tormento, diciendo: ‘¡Ay, ay, de la gran ciudad de Babilonia, la ciudad fuerte; porque en una hora vino tu juicio!’
11 Y los mercaderes de la tierra lloran y hacen lamentación sobre ella, porque ninguno compra más sus mercaderías;
12 Mercadería de oro, de plata, de piedras preciosas, de perlas, de lino fino, de púrpura, de seda, de escarlata, de toda madera olorosa, de todo objeto de marfil, de todo objeto de madera preciosa, de cobre, de hierro y de mármol.
13 Y canela, especias aromáticas, incienso, mirra, olíbano, vino, aceite, de harina fina, trigo, bestias, ovejas, caballos y carros, y esclavos, almas de hombres.
14 Los frutos codiciados por tu alma se apartaron de ti, y todas las cosas exquisitas y espléndidas te han faltado, y nunca más las hallarás.
15 Los mercaderes de estas cosas, que se han enriquecido a costa de ella, se pararán lejos por el temor de su tormento, llorando y lamentando.
16 Diciendo, ‘¡Ay, ay, de la gran ciudad, que estaba vestida de lino fino, de púrpura y de escarlata, y estaba adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas!
17 ¡Porque en una hora se han perdido tantas riquezas! Y todo piloto, y todos los que viajan en naves, y marineros, y todos los que trabajan en el mar, se pararon lejos.
18 Y gritaban al ver el humo de su incendio, diciendo: ‘¿Qué ciudad era semejante a esta gran ciudad?’
19 “Y echaron polvo sobre sus cabezas, y dieron voces, llorando y lamentando, diciendo: ¡Ay, ay de la gran ciudad, en la cual todos los que tenían naves en el mar se habían enriquecido de sus riquezas; pues en una hora ha sido devastada!
20 “Alégrate sobre ella, cielo, y vosotros, santos, apóstoles y profetas, porque Dios ha hecho justicia por vosotros contra ella.”
21 Entonces, un ángel poderoso tomó una piedra, como una gran piedra de molino y la arrojó al mar, diciendo: “Con el mismo ímpetu será derribada Babilonia, la gran ciudad, y nunca más será hallada.
22 “Y el sonido de arpistas, de músicos, de flautistas y de trompeteros no se oirá más en ti; y ningún artífice de oficio alguno se hallará más en ti; ni el sonido de un molino no se oirá más en ti;
23 Y la luz de una lámpara no alumbrará más en ti; ni las voces del novio y de la novia se oirán más en ti; porque tus mercaderes eran los grandes hombres de la tierra, porque por tus hechicerías fueron engañadas todas las naciones.
24 “Y en ella se halló la sangre de los profetas y de los santos y de todos los que han sido muertos en la tierra.”
Laura Knight-Jadczyk es una Estadounidense Floridana de séptima generación, una Historiadora/mística y autora de 14 libros y muchos artículos publicados en medios impresos así como en Internet.

No hay comentarios.: