Follow by Email

jueves, 29 de enero de 2015

Think Tank’s

Por Tony fernandez  / Conjugando adjetivos
El concepto del ‘think tank’, oficialmente conocido es como un instituto de política o instituto de investigación que se remonta a por lo menos el año 1831 cuando la Real Institución de Servicios Unidos ( RUSI ) fue fundada en Londres por el Duque de Wellington. Está escrito que la misión original de RUSI es “estudiar la ciencia naval y militar”. En esos años el dominio militar de los mares era esencial para la propagación del colonialismo, la construcción del imperio, la explotación, el robo, el sufrimiento y asesinato.
El premio final de la corona fue la transformación de China en una fuente de ingresos a partir para las élites gobernantes británicas procedente del opio.
Después de siglos de psicopatía organizada conspirando tras los muros del castillo para planificar sus ataques contra la gente común, la innovación del concepto ‘think tank’ se convirtió en un avance ingenioso en las relaciones públicas y los medios de control de la mente. Con el advenimiento de la institución investigadora, las elites ahora podían salir de detrás de las paredes del castillo y operar abiertamente, al amparo popular, sin dejar de planificar sus políticas egoístas. Todo bajo el disfraz de unir las mentes más brillantes del mundo académico para resolver los problemas de la sociedad.
La percepción pública común del think tank o instituto de política / investigación es una organización no lucrativa, una institución no gubernamental que reúne a las personas más brillantes de diversas disciplinas académicas y profesionales cuyo objetivo colectivo es encontrar soluciones intentando una mayor mejoría social. Realmente trabajan principalmente con la recopilación de datos e intercambio de información, planificando políticas y aparatos de planificación estratégica para los gobiernos, corporaciones, militares e instituciones financieras y la realeza, para facilitar la transición a un gobierno mundial a través de los programas de políticas de globalización.
Cada importante think tank está envuelto en un tema ideológico político generalmente distinto, pero cuando se levanta el velo es fácil ver que las agendas supuestamente en competición son exactamente las mismas. Para el público, cada instituto político parece ideológicamente distinto; esta es la razón por la que funciona tan bien colectivamente en el sentido de relaciones públicas.
En los Estados Unidos, el primer y más antiguo instituto político o think tank es la Fundación Carnegie para la Paz Internacional fundada en el año 1910. Por la paz internacional se refieren esencialmente a un gobierno mundial. Hoy en día, la alta sacerdotisa de la globalización y la defensora de la agenda Rockefeller, Jessica T. Mathews ha sido presidenta del think thank Carnegie que se encuentra en Washington DC desde 1997 mientras que, al mismo tiempo, es miembro del Comité Directivo Bilderberg. La presidenta de la Fundación Carnegie tiene como trabajo (al ojo público) “intentar un acuerdo de voluntades para lograr una paz mundial duradera” -al tiempo que facilita la transición hacia un nuevo orden mundial totalmente psicópata-.
En 1921, el Instituto Tavistock de Relaciones Humanas se estableció para concentrarse en los aspectos psicológicos y psiquiátricos de controlar a las masas en una escala global. Fuertemente influenciado por las obras de vanguardia de los psicoanalistas Sigmund Freud y Carl Jung, Tavistock se acredita para dar “luz” al Instituto de Investigación Social, Instituto de Investigación de Stanford (SRI), del Instituto Brookings, Wharton School of Economics, RAND, el Club de Roma, y las agencias de inteligencia como la OSS (predecesora de la CIA), y otros. Tavistock es el huevo de la capa psicológica y psiquiátrica que ha eclosionado 10 instituciones, 400 filiales y 3.000 grupos de estudio y grupos de expertos dedicados a la promoción de la comprensión de la conducta humana en beneficio de los que manejan el ganado humano.
Esto no quiere decir que todos los think tanks sean malos o egoístas, pero a lo que el público en general se refiere como un think tank o instituto de políticas suelen ser frentes para alguna agenda egoísta y de naturaleza global, ocultando el hecho de que a menudo son una fachada para la agenda de un gobierno mundial.
En los Estados Unidos hoy en día, los think tanks más publicitados acogen regularmente seminarios televisados ​​ y se presentan como representantes de una determinada ideología política, siempre dentro del ámbito de la corriente principal de pensamiento estadounidense. Por ejemplo, la Heritage Foundation, fundada en 1973 por Paul Weyrich, con financiamiento de Joseph Coors, que también fundaron y financiaron la Moral Majority y el Consejo de Política Nacional, es tal vez el más grande y más influyente  think tank “conservador” que saltó a la fama en 1981 con el advenimiento de la administración Reagan. Han defendido y promovido temas como desvalorizar a las políticas económicas, políticas sociales conservadoras, aumento de la financiación de la defensa, y las aventuras militares “preventivas” en el extranjero. En general, se presenta como una institución consultiva para lo que se percibe como las políticas del Partido Republicano.
En la “oposición” ideológica a la Fundación Heritage nos encontramos con el Centro para el Progreso Americano (CAP). Este grupo de expertos se precia de estar “dedicado a mejorar las vidas de los estadounidenses a través de ideas y acciones progresistas”. De hecho PAC es ahora un frente para la maquinaria política de Clinton / Obama, que no es más que el brazo izquierdo del aparato financiero mundial Rothschild que rige actualmente los Estados Unidos.
El Instituto Cato fue fundado en 1974 como la Fundación Charles Koch por tres grandes industriales, éste se puede definir como un think tank ‘libertario’ dedicado a difundir y aumentar la comprensión de las políticas públicas basadas en los principios de la libertad individual, un gobierno limitado, mercado libre y la paz. En 1976 se cambió el nombre al Instituto Cato. El Cato Institute se dedica a establecer presidencias del Partido Republicano y legislaturas que promuevan políticas que beneficien directamente a los hermanos Koch, sus industrias y sus ideologías políticas, bajo el pretexto de promover las libertades individuales, el gobierno no-intrusivo, la paz y la prosperidad para todos.
Existen otras famosas organizaciones definidas como fundaciones filantrópicas, diseñadas para poner rostro humano que empatice y oculte la fría maquinaria psicópata. A partir de 1913, el mismo año que esta maquinaria psicópata usurpó la oferta del dinero de Estados Unidos a través de la puesta en práctica de la insidiosa Ley de la Reserva Federal, la Fundación Rockefeller fue creada. Para mantener a las masas confundidas en cuanto a quién es el enemigo de la humanidad es muy empática. Ésta filantrópica institución se define como una organización sin fines de lucro, organización no gubernamental (ONG), dedicados a la salud y la educación de todos. Mediante el control de la educación y la salud. Bajo el disfraz de la caridad y de buen corazón, la Fundación Rockefeller ha sido fundamental en el control del plan de estudios en las escuelas de todos los niveles con el fin de moldear las mentes de los jóvenes a pensar de una misma manera. La Fundación Rockefeller es un jugador importante detrás de la investigación médica y el desarrollo, en gran medida impulsado por los beneficios y cargado de ingeniería sociobiológica y la psiquiatría.
Así que la próxima vez que vea alguna noticia sobre que un instituto de investigación o fundación tiene todas las respuestas  referente a un tema social o político, tómese algún tiempo para investigar que ‘instituto de investigación es “, antes de dar dinero a una organización benéfica establecida. Tomate el tiempo para investigar donde su dinero va a ir realmente y cuál es su verdadera agenda realmente. El control mental no tiene que ver con hacer que la gente se tire por un acantilado para matarse; desgraciadamente lo más frecuente  del control es que no es tan obvio y está a menudo envuelto en la esperanza, la caridad, la humanidad, la empatía, el progreso, la academia, el descubrimiento y la ilusión de la gran institución benevolente.

No hay comentarios.: