Follow by Email

martes, 17 de junio de 2014

La última de Francisco: El Papa permite que un imam rece por “la victoria de los musulmanes sobre los infieles” dentro del Vaticano

POR EDWIN2295

BD.- El día 8 de junio pasado el Papa Francisco se encontró con Shimon Peres y Mahmoud Abbas en el Vaticano, en una reunión destinada a contribuir a un entendimiento entre dos partes en permanente conflicto
El Papa Francisco pidió derribar “muros de enemistad” en el rezo por la paz junto al presidente israelí y al titular de la Autoridad nacional Palestina, en los jardines del Vaticano. Además los acompañó el patriarca de Constantinopla Bartolomé I y el custodio de Tierra Santa, el religioso Pierbattista Pizzaballa.
Según lo estipulado, Francisco, Peres, Abbas y Bartolomé I rezaron en un sector de los Jardines del Vaticano que mira hacia la cúpula de la Basílica de San Pedro, informó el portavoz de la Santa Sede, el padre Federico Lombardi. Este hecho sin precedentes, cargado de profundo simbolismo, fue organizado rápidamente, ya que Peres, de 90 años, dejará su cargo en julio para ser remplazado por quien surja de las elecciones de este martes.
Durante aproximadamente una hora, hubo sesiones de oraciones judías, cristianas y musulmanas e interludios musicales, seguidos de invocaciones por la paz de Francisco, Peres y Abbas, así como un apretón de manos conjunto como “gesto de paz”, que incluyó a Bartolomé. Lombardi apuntó que los cuatro estuvieron acompañados por delegaciones de líderes religiosos judíos, cristianos e islámicos.
Vaticano-Imam
Bartolomé I subrayó que la oración común es “una iniciativa hacia la paz, en una región atravesada por conflictos, donde la política y la diplomacia no lograron concretar resultados duraderos”.
El Vaticano destacó que no se trató de una “oración interreligiosa” y que cada uno rezó según su confesión para invocar la paz. Por eso, la ceremonia se desarrolló en tres actos: el primero dedicado a la comunidad judía, el segundo a la cristiana y el tercero a la musulmana. En cada uno de ellos se rezó una oración de agradecimiento por la Creación, se pasó a pedir “perdón por los pecados cometidos” y, por último, llegó la “invocación” por la paz.
En su viaje por Cercano Oriente, Francisco ya había definido a Abbas y a Peres como “hombres artífices de la paz”, y pidió a los fieles “no dejarnos solos, orando intensamente. Construir la paz es difícil, pero vivir sin paz es un tormento”.
El padre Pizzaballa, sin embargo, insistió en presentar la cita como un asunto estrictamente religioso. “Nos estamos tomando una pausa de la política. Es un evento religioso, por lo que la política quedará al margen. El tema no estuvo siquiera sobre la mesa”, concluyó.
Días antes del encuentro, el Vaticano también había informado que el Papa pretendía mantener el carácter religioso de la cita en forma estricta. Es decir, que el encuentro no serviría para intentar mediaciones o para fijar una estrategia hacia las negociaciones de paz entre palestinos e israelíes. Lo había dicho Francisco I al regreso de su viaje por Tierra Santa: “La oración es importante y orar juntos sin otras discusiones, ayuda.”
Hasta aquí la noticia que todos los medios han reproducido en términos más o menos coincidentes. Posteriormente a esa reunión se ha sabido que el imam encargado de las oraciones por la parte musulmana le metió un gol al mismísimo Papa en su propia casa. Este imam​ oró en los jardines del Vaticano por la victoria de los musulmanes sobre los infieles, delante de las barbas del Santo Padre, que no cabía de gusto en su papel de anfitrión de los representantes de las dos religiones más enemigas del cristianismo a lo largo de toda su historia.
Esas famosas invocaciones, que pretendían promover la paz, han traído en su lugar la discordia y el escándalo, aunque ​las autoridades vaticanas ​tratan ahora ​de tapar el asunto para no hacer más el ridículo de lo que ​ya ​ha​n​ hecho.
El ima​m​ invitado al encuentro y encargado de la oración musulmana recitó sus “invocaciones” según lo previsto, con la salvedad de que inesperadamente incluyó en su recitación, en árabe por supuesto, las últimas palabras de la segunda sura: “Tú eres nuestro Amo, dános la victoria sobre los pueblos infieles”.
Ese detalle, que pasó inadvertido a la mayoría, ha sido detectado por el escritor alemán de origen egipcio Hamed Abdel-Samad, que lo ha difundido en la prensa. Varios medios franceses han dado la noticia.
La cosa tiene su miga, ya que la petición a Alá, en el mismo Vaticano, en el marco de una supuesta oración por la concordia, el entendimiento y la paz, de otorgar la “victoria sobre los infieles”, no sólo es una imperdonable falta de cortesía y un cínico engaño propio de espíritus ruines, sino que las agresivas palabras pronunciadas corresponden además a la sura segunda, sin duda la más violenta y belicosa de todas. Esta es una especie de resumen heter​ó​clito del Corán y la sharia. Predica el yihad por supuesto, pero sobre todo es profundamente anticristiana. Es en esa sura donde se encuentra el versículo 191: ​”​Matadlos donde los encontreís (…) La asociación es más grave que el asesinato (la asociación es la Trinidad) (…) Combatidlos hasta que no haya más asociación y que la religión sea solo de Alá”.
El escritor egipcio-alemán Hamed Abdel-Samad ha escrito en su página de Facebook: “En los jardines del Vaticano, el clérigo musulmán concluye su oración por el versículo: “¡Que Alá nos ayude a alcanzar la victoria contra los infieles!”. ​¡​Eso es lo que se llama una oración por la paz! Sobra decir que esa llamada a la victoria sobre los pueblos infieles no figuraba en los textos de las oraciones publicadas en distintos idiomas, y ese versículo no estaba en la oración musulmana. Es el representante musulmán quien, en el último momento ha añadido lo que debía para ser un buen musulmán”.
Como provisional conclusión a esta cuestión, de las tres oraciones de los distintos representantes religiosos del encuentro, en la página oficial del Vaticano sólo quedan las palabras del Papa Francisco. Las otras dos han sido retiradas.

No hay comentarios.: