Follow by Email

domingo, 21 de septiembre de 2014

Capitalismo Transnacional

En 2006,  un informe de la ONU  reveló que el 1% más rico del mundo posee el 40% de la riqueza del mundo. Más de un tercio de estos ” súper ricos” viven en los EE.UU. , aproximadamente el 27% en Japón, un 6% en el Reino Unido, y el 5% en Francia. Del mundo el 10% más rico representaba aproximadamente el 85% del activo total del planeta, mientras que la mitad inferior de la población – más de 3 mil millones de personas – poseía menos del 1% de la riqueza del mundo.
Mirando específicamente a los Estados Unidos, el 1% posee más del 36% de la riqueza nacional y posee más que la riqueza que engloba el 95% del total. Casi la totalidad de las ganancias  durante la década anterior fue a parar a ese 1%. A mediados de la década de 1970, el 1% obtuvo un 8% de todo el ingreso nacional, este número se elevó a 21% en 2010. 
Un informe de 2005 de Citigroup  acuñó el término “plutonomía” para describir a los países “donde el crecimiento económico es impulsado por el consumo y en gran parte por los pocos ricos.” El informe identificó específicamente el Reino Unido, Canadá, Australia y los Estados Unidos, cuatro plutonomías. Publicado tres años antes del inicio de la crisis financiera en 2008, el informe de Citigroup declaró: “booms de activos, una creciente cuota de ganancia y el tratamiento favorable de los gobiernos favorables al mercado han permitido a los ricos para prosperar y convertirse en una parte mayor de la economía en el países plutonomía “.
“Los ricos”, dice el informe, “están en gran forma, financieramente.”
A principios de 2013, Oxfam informó que las fortunas hechas por las 100 personas más ricas del mundo en el transcurso de 2012 – aproximadamente 240 mil millones dólares – sería suficiente para sacar a las personas más pobres del mundo de la pobreza cuatro veces. En el informe de Oxfam , la organización benéfica internacional señaló que en los últimos 20 años, el 1% más rico aumentó sus ingresos en un 60%. Barbara Stocking, una ejecutiva de Oxfam, señaló que este tipo de extrema riqueza es “económicamente ineficiente, políticamente corrosiva, provoca división social y ambientalmente es destructiva.
El informe agrega: “En el Reino Unido, la desigualdad está regresando rápidamente a niveles que no se veían desde la época de Charles Dickens. En China, el 10% más rico ahora lleva a casa casi el 60% de los ingresos. Los niveles de desigualdad chinos son ahora similares a los de África del Sur, que ahora es el país más desigual en la Tierra y mucho más desigual que en el fin del apartheid. “
Anteriormente, en julio de 2012, James Henry, ex economista jefe de McKinsey, una importante consultora global, publicó un importante informe sobre los paraísos fiscales para la Red de Justicia Fiscal que compila los datos del Banco de Pagos Internacionales (BIS), el FMI y otras entidades del sector privado y revela que los “super-ricos” han escondido aproximadamente entre $21 y $ 32 Billones (el PIB español, oficialmente está en, aproximadamente $1.4 billones) en paraísos fiscales (offshore) de todo el mundo para evitar los impuestos.
En su libro de 2008 ,  Superclase: La élite del poder global y el mundo que están haciendo , David Rothkopf, un hombre firmemente arraigado en las instituciones del poder mundial y las élites que las dirigen, elaboró ​​un censo de cerca de 6.000 personas a las que se refirió como la “superclase”. Ellos fueron definidos no sólo por su riqueza, dijo, sino por la influencia que ejerce en los ámbitos de los negocios, las finanzas, la política, la militar, la cultura, las artes y más allá.
Rothkopf señaló: “Cada miembro se distingue por su capacidad de influir en forma regular la vida de millones de personas en varios países del mundo. Cada uno ejerce activamente su poder y a menudo amplifica a través del desarrollo de las relaciones con otros miembros de la superclase “.
La elite mundial, por supuesto, no se define solo por su riqueza, sino a través de las conexiones y redes institucionales, ideológicas e individuales en el que ejercen su influencia. El ejemplo más obvio de este tipo de instituciones son los bancos y corporaciones multinacionales que dominan la economía global. En el primer estudio científico de este tipo, los investigadores suizos analizaron la relación entre 43.000 corporaciones transnacionales e identificado un grupo relativamente pequeño de empresas, principalmente bancos, con un poder desproporcionado sobre la economía global.
En su informe , “La Red de Control Corporativo Global”, los investigadores observaron que esta red – que definieron como “propiedad” de una persona o de una empresa sobre otra empresa, ya sea parcialmente o en su totalidad “los actores mejor clasificados tienen un control  diez veces más grande que lo que cabría esperar en función de su riqueza.” El “núcleo” de la red -que se compone de las principales 737 empresas del mundo – controlan el 80% del total de las empresas transnacionales (ETN/TNCs) .
Aún más extremo, las 147 mayores empresas transnacionales controlan aproximadamente el 40% de todo el valor económico de las empresas transnacionales del mundo, formando su propia red conocida como la “super-entidad”.
En diciembre de 2011, el ex subsecretario del Tesoro en la administración Clinton, Roger Altman, escribió un artículo para el Financial Times en el que se describen  los mercados financieros como un “supra-gobierno global”, que puede “expulsar a los regímenes arraigados … fuerza de austeridad, rescates y otros cambios de política importantes a nivel bancario. Altman dijo  sin rodeos que la influencia de esta entidad” empequeñece las instituciones multilaterales como el Fondo Monetario Internacional ” y ” se han convertido en la fuerza más poderosa de la tierra. “
Con la formación de esta “super-entidad” – un supra-gobierno mundial verdadero – formado por grandes bancos y corporaciones que ejercen una enorme influencia sobre el resto de empresas del mundo, una nueva estructura mundial ha evolucionado. Este es el grupo enrarecido de las personas y las empresas, y las relaciones que mantienen entre sí, que queremos entender mejor.
De acuerdo con el informe de 2012 , “La influencia de las 100 mayores entidades económicas del mundo”, de 100 entidades económicas más grandes del mundo en 2010, 42% eran empresas, mientras que el resto eran los gobiernos. Entre los mayores de 150 entidades económicas, el 58% eran empresas. Wal-Mart era la empresa más grande en 2010 y la 25 ª mayor entidad económica en el mundo, con más ingresos que el PIB de no menos de 171 países.
De acuerdo con la lista Fortune Global 500 del año 2011, Royal Dutch Shell era el conglomerado más grande en la tierra, seguido de Exxon, Wal-Mart, y BP. El Global 500 hizo un récord de ingresos en el año 2011 de un total aproximado de $ 29500 mil millones – un aumento de más del 13% desde 2010.
Con esta enorme riqueza y poder en manos de estas instituciones y “redes” de las empresas, los individuos que se sientan en los consejos, comités ejecutivos y grupos de asesoramiento a las grandes corporaciones y los bancos ejercen influencia significativa por su cuenta. Pero su influencia no ha permanecido aisladas de otras elites, ni tampoco las instituciones de los bancos y las empresas con respecto de otras entidades, como instituciones estatales, educativas, culturales y medios de comunicación.
En gran medida facilitado por la cruzada que existe entre los miembros de consejos de administración de las empresas, centros de investigación, fundaciones, instituciones educativas y grupos de asesoramiento – por no hablar de la “puerta giratoria” continua entre los sectores estatales y corporativos – estas elites se convierten en un alto grado de integración, organización y evolucionado grupo social. Esto es cierto tanto para la formación de las élites nacionales como para las élites transnacionales o mundiales.
El surgimiento de las corporaciones y los bancos a una escala verdaderamente global – lo que se conoce popularmente como el proceso de “globalización” – se vio facilitada por el crecimiento de otras redes transnacionales e instituciones como los think tanks y fundaciones, que pretendían facilitar estos ideologías y estructuras institucionales de la globalización. Una gran cantidad de investigación y análisis se ha llevado a cabo en la literatura académica en el último par de décadas para entender el desarrollo de este fenómeno, el examen de la aparición de lo que se conoce como la “clase capitalista transnacional” (TCC). En diversas ciencias políticas y revistas sociológicas, investigadores y académicos rechazan la tesis conspirativa para  avanzar en un análisis social de lo que se considera como un sistema social de gran alcance y de grupo.
Como Val Burris y Clifford L. Grapas argumentó en un artículo para la revista International Journal of Comparative Sociology (Vol. 53, No. 4, 2012), “Así como las empresas transnacionales se globalizan cada vez más, las élites que poseen y controlan estas empresas cada vez están menos divididas por las fronteras nacionales”, agregaron:” Estamos siendo testigos de la formación de una “clase capitalista transnacional” (TCC) que las redes sociales, las afiliaciones y las identidades ya no estarán integrados principalmente en los papeles que ocupan como ciudadanos de naciones específicas. “Para entender correctamente esta TCC, es necesario estudiar lo que los autores denominan” consejeros comunes “, definidos como” la estructura de las relaciones interpersonales o entre organizaciones que se crea cada vez que un director de una empresa se encuentra en la la mesa directiva de otra compañía “.
El crecimiento de los “consejeros comunes” se limita principalmente a los conglomerados de Europa y América del Norte, mientras que los de Asia, América Latina y Oriente Medio siguen siendo en gran medida “aislados de la red global.” Por lo tanto, la “transnacionalización” de las direcciones corporativas y, en última instancia, de las estructuras de clase mundial “es más una manifestación del proceso de integración europea – o, tal vez, de la emergencia de una clase dominante del Atlántico Norte.”
La conclusión de los investigadores fue que la clase dominante no es “global” como tal, sino más bien “una clase capitalista supra-nacional que ha recorrido un camino considerable para trascender las divisiones nacionales”, en particular en los países industrializados de Europa Occidental y América del Norte , en sus palabras, “el locus regional de formación de clase transnacional es más exactamente descrita como la región del Atlántico Norte.” Sin embargo, con el surgimiento de la “East” – sobre todo el poder económico de Japón, China, India y otros países de Asia Oriental naciones – los enclavamientos y las interconexiones entre las élites tienden a expandirse a medida que otras redes de instituciones intentan integrar estas regiones.
La influencia ejercida por los bancos y las corporaciones no es simplemente a través de su riqueza directa o de las operaciones, sino a través de las afiliaciones, las interacciones y la integración de las personas que ejecutan las instituciones con las élites políticas y sociales, tanto a nivel nacional como a nivel mundial. 
Escrito por nuestro colaborador antonio fernandez
Con Pagina Web : Conjugando adjetivos

No hay comentarios.: